¿Cómo se convirtió Michael Jordan en el mejor jugador de baloncesto de la historia?

Michael Jordan no solo fue el mejor jugador de baloncesto, sino que fue visto como un ícono estadounidense de diferentes maneras. Jordan fue una de las principales figuras del baloncesto a mediados de la década de 1980 hasta finales de los 90 y ha seguido siendo una de las figuras deportivas más conocidas hasta el día de hoy. Pero el camino que tomó su “ligereza” nunca fue fácil.

Todos hemos experimentado decepciones y rechazos, Michael Jordan no fue diferente. Jordan lo probó para el equipo de baloncesto de la escuela secundaria, pero fue rechazado porque se lo consideraba corto para jugar en el nivel universitario. Pero Jordan no se retiró de sus sueños. Se unió al equipo de jóvenes universitarios donde demostró sus habilidades de baloncesto. Finalmente, se mudó a un nivel diferente durante su tercer y último año en la escuela secundaria.

Al principio de su vida, Jordan demostró su tenacidad como el mejor jugador de baloncesto que pudo ser. Esta fue la primera lección que Jordan nos enseñó a recuperarnos del fracaso y el rechazo. Hay otros juegos universitarios y profesionales que ponen a prueba su determinación, pero continuó hasta que pudo escribir su nombre en revistas de historia del deporte.

La receta de Jordan para convertirse en el mejor jugador de baloncesto fue en realidad una lección simple y esencial tanto dentro como fuera del mundo deportivo.

• responsabilidad. Jordan asumió la responsabilidad de sus acciones tanto dentro como fuera de la cancha de baloncesto. Esto proviene de una de sus citas populares: “Algunas personas solo quieren que las cosas sucedan, otras esperan que suceda; mientras que el resto lo hace posible”.

• Toma riesgos. Jordan no solo es conocido como el mejor jugador de baloncesto, sino que también fue una figura conocida en varias áreas. También es conocido como atleta olímpico, actor y empresario. Jordan nunca habría sobresalido en esta área si no se hubiera arriesgado a jugar en su zona de confort.

• Compromiso y compromiso. Jordan fue el epítome del trabajo duro y la práctica.

• Disfruta el juego. La razón por la que hay personas que tienen éxito en su oficio elegido es que aman lo que hacen.

• humildad. Los jugadores o atletas estrella a menudo olvidaron sus humildes comienzos y a veces mostraron un toque de arrogancia.

• Establecer objetivos. Las metas motivan tanto a adultos como a niños, por eso es importante establecer metas alcanzables o practicables.

• Usa el momento. Jordan creía en hacer cosas que puede hacer ahora. Las oportunidades nunca deben posponerse, sino tomarse con ambas manos.

Sorprendentemente, lo que pensamos que eran gafas en la vida de Jordan fueron importantes habilidades / lecciones de vida que a menudo olvidamos o subestimamos. La receta del éxito de Michael Jordan no era realmente un secreto, sino una mezcla de determinación, trabajo duro y pasión.

Por supuesto, Jordan tiene habilidades que quizás nunca tengamos. Es posible que nunca podamos hacer el mismo salto vertical o la misma velocidad, pero si hacemos algo en lo que somos buenos o que amamos o amamos apasionadamente, ciertamente podemos ser los mejores.

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: